Meandro abandonado

By Iris Martín  •  at  •  Geología

Un pequeño tesoro para el estudio de la geología

Desde este mirador podemos distinguir el trazado serpenteante del río Lozoya transcurriendo entre las pizarras. Las curvas que forma el cauce se conocen como meandros y se generan por la erosión y deposito de sedimentos ocasionado por el trabajo constante del agua.

Escondido en el paisaje se descubre un meandro abandonado. Se forma cuando el agua abandona el cauce por el que fluía debido a la dinámica erosiva y lo hace por un camino más corto. En este cauce abandonado, se encuentran pequeñas lagunas con forma de media luna que pueden estar rellenas de agua estacionalmente.

La geología está en continua evolución y aunque en la escala humana no podamos percibirlo posiblemente dentro algunos miles de años se forme otro meandro abandonado y el río vuelva a modificar su recorrido.

Desde este punto de interés didáctico para el estudio de la geología, también se pueden observar hacia el SE, los relieves en cuesta de caliza apoyados sobre pizarras y por encima las cárcavas de las arcillas y yesos del Terciario.

Valora este contenido
About the Author
Related Posts

Una mirada a nuestro pasado

Las características de las calizas han desencadenado una serie de acontecimientos naturales e...

Un lugar privilegiado para conocer qué pasó en este territorio hace sesenta y cinco millones de años

Leave a Reply